Cómo Ahorrar energía eléctrica y gas natural en el hogar

En la actualidad observamos como constantemente va a incrementándose la demanda de energía eléctrica y de gas natural a través del uso de electrodomésticos, algunos con un mayor nivel de consumo que otros, pero todos con un uso importante y determinado para lograr una mayor comodidad en el hogar, en la misma medida que esto incrementa, se hace necesario elevar los niveles de producción de estos recursos, lo que se traduce en una desventaja externa o indirecta en una mayor contaminación con el planeta y en el interno o directo como no, del pago de un alto coste por el servicio de luz y de gas natural, pero ¿Cómo se evita esto?, la respuesta a esta pregunta sería muy difícil de resolver, lo queda cuestionarnos es ¿Qué puedo hacer a partir de ahora para ahorrar?… aquí comienza el camino de la conciencia del uso adecuado destinado al ahorro de energía que sin duda alguna nos trae beneficios.

ahorrar energía y gas natural

Para ello, debemos tener conocimiento de lo que podemos hacer con nuestros electrodomésticos y con los aparatos de calefacción que utilizan gas natural, es por esto que hemos destinado este espacio para dar algunos consejos sencillos y fácilmente aplicables dentro del hogar.

¿Cómo ahorrar gas natural?

Primero es básico que en el área de la cocina, tengamos el equipo que realmente utilizamos. Cuantas veces no hemos visto cocinas que en su interior están llenas de objetos que poco o rara vez se usan e incluso que solo están ahí de adornos, y peor aún que pueda estar conectadas continuamente a un tomacorriente sin hacer el uso de ellas de manera activa, esto consume no solo gas sino también energía eléctrica, recordemos que al tener una cocina más equipada la utilización de energía se hace mayor.

Otro punto importante, es el mantenimiento de las hornillas, tenerlas limpias y en buen estado, lo que conlleva una mejor utilización del calor. Por su parte las ollas que se van a utilizar deben ser buenas conductoras de calor como de metal o de cerámica, y estas también deben tener un mantenimiento cada cierto tiempo, tal como preservar el brillo exterior de las ollas y sartenes para reflejar más calor.

Las ollas para una mejor utilización del calor deben ser de un tamaño considerable que permita que no se escape a través de los lados las llamas producidas por la hornilla ya que genera una pérdida de calefacción, además debemos mantener lo que sea posible las ollas tapadas, generando una mejor cocción en los alimentos a través del vapor.

Del mismo modo se recomienda hacer lo mismo cuando se utiliza el horno, resulta ahorrativo apagar el horno antes de tiempo para que el calor interno restante se encargue de la cocción. Además no abrir a cada rato el horno conlleva a que no se pierda calor

Así mismo, es recomendable el uso de ollas a presión debido a las altas temperaturas que almacena dentro de ella lo que permite cocinar con mayor rapidez, menos fuego y un ahorro de hasta 50% en gas.

¿Cómo ahorrar en energía eléctrica?

Para consumir la energía eléctrica necesaria, hay que tomar en consideración que en el día, se debe mantener todos los bombillos apagados al menos que sea de estricta necesidad, resulta un deber si queremos ahorrar en las facturas y contribuir con el ambiente que al salir de las habitaciones apaguemos las luces. Si es posible, cambiemos los clásicos bombillos incandescentes por bombillos ahorradores ya que gastan menos electricidad y proporciona menos calor.

Además de los bombillos, debemos procurar mantener los aparatos electrónicos desconectados, esto aparte de que nos ahorra energía, ayuda a proteger la vida útil de los objetos y a disminuir el riesgo de cortocircuito que implica mantenerlos enchufados sobre todo aquellos aparatos que por mala costumbre tendemos a tenerlos todo el día conectados como cargadores de celulares, televisores, equipos de sonidos, entre otros.

En cuanto al uso de lavadora es recomendable el uso de ciclos cortos de lavado, y llenar la lavadora para que usar menos lavadas, ahorra además de electricidad, agua. La ropa recién lavada, dejarla secar al aire libre y evitar el uso excesivo de la plancha.

Para una mejor ventilación y entrada de aire fresco sería de gran ayuda en países de ambiente cálido acondicionar la casa con mejores entradas y salidas de aire natural, incluso la plantación de árboles alrededor del hogar crea un clima más fresco y brinda más aire puro que el del uso exclusivo del aire acondicionado.

Para finalizar resulta de gran importancia educar a la población a tener un consumo consiente de la energía a través de los medios de comunicación con propagandas orientadas al consumo eficiente de estas energías, así mismo, es vital que se sepa los beneficios que trae para la población en general y para el planeta las medidas adecuadas de ahorro.

¿Estamos dispuestos a contribuir con nuestro noble hogar?

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies