Gadget y tecnologías ecológicas

Como antes hemos comentado, nos encontramos en plena transformación de los pequeños aparatos electrónicos que todos utilizamos a diario. ¿Pero en qué se está o se va a traducir esto en el mundo real?

Gadget y tecnologías ecológicas

Muchos ya utilizamos productos muy respetuosos con el medio ambiente sin percibirlo. Equipos que han necesitado de mucho desarrollo y trabajo por parte de los departamentos de desarrollo para lograr este objetivo. A continuación os mostramos las tendencias de la industria en el ámbito de los gadgets, así como algunos ejemplos concretos llevados a cabo por algunas empresas realmente innovadoras.

1.-) Pantallas OLED, el futuro: Quizá muchos hayáis oído hablar de esta nueva tecnología (en castellano “diodo orgánico de emisión de luz”), pero a buen seguro que os va a sonar mucho más durante los próximos años. Este nuevo tipo de pantallas pretende sustituir a las actuales TFT en teléfonos, reproductores de música, televisores de mano, e incluso a más largo plazo en portátiles y televisiones LCD.

Entre sus principales ventajas encontramos un mejor contraste y brillo que las actuales TFT, un ángulo de visión que se acerca a los 180º, una estructura extremadamente fina y flexible y, sobre todo, un mínimo consumo eléctrico y el hecho de estar fabricadas con materiales orgánicos fácilmente desechables por su mínimo impacto ecológico. Esto es debido a que emplean en su fabricación finísimas capas de materiales orgánicos como hidrógeno, carbono, oxígeno o nitrógeno, a través de las cuales se hace pasar energía para lograr los diversos colores que dan lugar a la imagen.

2.-) Baterías de metanol: Aún se encuentran en plena fase de pruebas, pero podrían ser la solución a las actuales baterías de litio, sobre todo en equipos más críticos como móviles o portátiles. Estas baterías, similares en lo básico a las pilas de combustible basadas en hidrógeno que ya se están probando en los vehículos eléctricos, se recargan con sólo rellenarlas de un líquido que se transforma en energía mediante un proceso químico.

No está muy claro que sean la solución definitiva de cara al futuro, pues cada recarga tendrá un pequeño coste y será necesario llevar encima una botellita de líquido. Sin embargo, no podemos olvidar que con estas soluciones el consumo energético de los gadgets podría ser cero. Se venderían sin cargador ni cables, y las baterías serían mucho más duraderas que las actuales de ion-litio.

LG y Toshiba ya han mostrado prototipos utilizando esta tecnología, aunque si todo fuera bien, no creemos que lleguen al mercado de manera visible hasta dentro de unos años. Y eso a pesar de que hace no mucho tiempo se anunciaba su llegada masiva para el 2010-2015.

3.-) El cargador universal: ¿Os imagináis poder utilizar un mismo cargador para todos vuestros gadgets? Sin duda es una de las demandas más clásicas de cualquier usuario de teléfonos móviles, reproductor MP3, cámaras de fotos, etc. El panorama actual es todavía un poco desolador, pues salvo casos concretos, cada fabricante cuenta con su propio cargador/alimentador para su producto y, lo peor, incluso encontramos diferentes alimentadores para diferentes modelos de una misma marca.

Por suerte las cosas están cambiando rápidamente, y de hecho, a principios de este 2009, 17 compañías del nivel de Nokia, Sony-Ericsson, Motorola o LG, entre otras, anunciaron su compromiso de trabajar conjuntamente para hacer posible la adopción de un cargador universal en torno al conector estándar Micro-USB. Este nuevo cargador universal, además de marcarse el objetivo de necesitar hasta un 50% menos de energía, pretende ahorrarnos el coste de que cada nuevo móvil incluya un nuevo cargador.

Lo bueno es que es muy probable que otros gadgets se suban a esta tendencia. Así, por ejemplo los actuales navegadores GPS para el coche hace tiempo que usan en su mayoría un conector USB de 5 voltios para su alimentación, y una gran mayoría de los reproductores MP3 se cargan a través de una conexión USB estándar.

4.-) Embalajes reciclados: Muy poco a poco los fabricantes van tomando conciencia del tremendo impacto en forma de desechos que tienen los embalajes de los equipos electrónicos. Así, por ejemplo, han pasado de utilizar de manera profusa materiales como el poliuretano o los envoltorios totalmente plásticos, a recurrir básicamente al cartón reciclado, eso sí, con formas y tratamientos que les permitan proteger al producto que envuelven hasta llegar a nuestra casa. Productos como el nuevo smartphone Palm Treo Pro, por ejemplo, hacen gala de utilizar un embalaje extremadamente compacto, donde todo está calculado al milímetro, y donde apenas se ha recurrido a nada que no sea papel/cartón reciclado.

Además, poco a poco nos vamos acostumbrando a no encontrar manuales e incluso, dentro de poco, ni discos de instalación. Un ejemplo son los iPhone/iPod de Apple. Estos dispositivos apenas traen unas hojas de información rápida, y todo el software y manuales necesarios para hacerlos funcionar se consiguen directamente a través de Internet. El resultado es un ahorro de costes, de tamaño de embalaje y, sobre todo, un mínimo impacto medioambiental gracias a todos los materiales que se han eliminado.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies