Historia del Alcázar de Segovia

El alcázar

Ubicado sobre un alto promontorio en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores, se yergue imponente el Alcázar de Segovia. Esta estructura antiquísima, resalta del resto de construcciones humanas de la Ciudad Vieja del municipio que le otorga parte de su nombre, en virtud de su carácter epopéyico y grandilocuente. La disposición de los distintos claustros que lo conforman, le otorgan una silueta que recuerda la proa de un inmenso navío. Sin embargo, su magnificencia no sólo consta de la altura y dimensiones del palacio; sino también de sus imponentes y cuidados jardines.

La belleza de este castillo ha llevado a que, en el año 1931, España lo declarara como monumento nacional; mientras que 54 años después (en 1985), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) le otorgara el carácter de Patrimonio de la Humanidad y Bien de Interés Cultural. En la actualidad, el Alcázar segoviano es reconocido, como uno de los monumentos más visitados por parte de turistas provenientes de otras latitudes de España, así como por ciudadanos de los países más diversos.

Primera reseña histórica

La referencia más antigua a la existencia de esta construcción, consta en un documento data del siglo XII -poco después de la reconquista de la ciudad por Alfonso VI de León- en el que se hace referencia a su utilización como campamento militar. Sin embargo, se estima que pudiera haber sido edificado desde tiempos del Imperio Romano, en virtud del descubrimiento de la existencia de sillares de granito similares a los que se encuentran en el antiguo acueducto. Su estructura se ha visto modificada con el paso de los nueve siglos que han transcurrido desde su inauguración, para adaptarse a las exigencias de los reyes de Castilla, así como a las voluntades de las autoridades civiles españolas.

Residencia de reyes

La designación de “alcázar” le fue dada por primera vez hasta el año de 1155, mediante una carta que reposa en la actualidad en el archivo de su catedral. Durante la Edad Media, esta fortaleza resultó uno de los lugares predilectos para que los reyes de la época establecieran su residencia. Tal fue el caso del monarca Alfonso VIII, quien decidió someterla a un proceso de reforma arquitectónica de grandes dimensiones, entre finales del siglo XII e inicios del XIII; lo que lo llevó edificar la sala de Palacio Viejo, en el cual queda en evidencia su predilección por el estilo románico.

Posteriormente, el Rey Alfonso X “el Sabio” decidiría fijar su residencia en el mismo palacio durante los años 1252 y 1284, desde el que convocó a las Cortes del Reino entre 1258 y 1278. Entre 1369 y 1379, Enrique II, primer Rey de la dinastía Trastámara estableció su corte en las instalaciones del edificio. Posteriormente, Juan I convocó a las cortes en varias oportunidades, hasta 1390 el año de finalización de su legislatura. Durante el reinado de Juan II de Castilla, se edificó la torre más alta con la que cuenta el complejo en la actualidad, llamada Torre Juan II en homenaje del monarca.

Prisión del Estado

La famosa torre del Homenaje fue remodelada por el Rey de España, Felipe II, quien se alojó en el alcázar durante varios años e inclusive contrajo nupcias con Ana de Austria en la capilla del palacio. No obstante, al trasladarse el centro de poder político a Madrid, decidieron mudarse a la actual capital de España, ocupando las instalaciones del Monasterio del Escorial. En virtud de lo anterior, la suntuosa edificación segoviana fue destinada como prisión del Estado durante dos siglos.

Academia de Artillería

En el siglo XVIII Carlos III decide fundar el Real Colegio de Artillería y ubicarlo en el antiguo alcázar. En el año de 1862 se originó un incendio de grandes proporciones, lo cual obligó al cierre de las instalaciones y a que el referido Real Colegio cambiara de sede. Luego de un conjunto de reformas, en 1896, el complejo de Segovia se destina nuevamente para uso del Cuerpo de Artillería.

Archivo General Militar

Posteriormente, pasa a albergar el Archivo General Militar, el cual aún reposa en ese edificio. Desde 1882 hasta finales del siglo XX, se emprendió un proceso ambicioso de restauración de sus instalaciones, las cuales se habían visto bastante deterioradas por el paso del tiempo. Como producto de las últimas obras, se encuentran los chapiteles cónicos en las torres y los tejados de pizarra.

Fundación del patronato

En 1953 se fundó el Patronato del Alcázar de Segovia, institución ésta a la que se le encomendó la conservación del claustro, así como su administración bajo la figura de museo.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies