Por qué los humanos tenemos más sexo durante los meses fríos

Hay varios factores que han incidido en esta conclusión, uno de ellos es la tasa de natalidad década año en los meses de septiembre y octubre, donde nacen mayor número de personas, demostrando que durante diciembre y enero se realizó el proceso de fertilización.

Pero cómo encontrarle una explicación a esto, y es que en el año 2008 se realizó una investigación donde concluyeron que los hombres encuentran más atractivo el cuerpo de las mujeres durante el invierno, momento donde las temperaturas son más bajas y la piel esta menos expuesta, por lo que se activa el modo cazador, como instinto animal del hombre.

Otras investigaciones realizadas a 6 mil muestras, arrojan que la movilidad de los espermatozoides puede verse favorecida durante esta época del año, teniendo más éxito la fecundación del óvulo en meses fríos.

Otros estudiosos lo asocian a términos sociales, en invierno y verano son las épocas de vacaciones, disfrute de la navidad, viajes, salidas, fiestas o cualquier tipo de encuentro social, donde las personas tienen más tiempo de pasarla con sus parejas y conocer más personas.

¿Por qué los seres humanos no tenemos época de apareamiento como los animales?

Algunos animales sincronizan su época de reproducción de acuerdo a las condiciones ambientales para que sus crías no pasen trabajo y puedan sobre vivir, es por ellos que mucho escogen la primavera o el verano para aumentar la existencia de algunas especies en la tierra. Sin embargo, hay roedores insectos y otro tipo de animales que si se reproducen durante todo el año.

Hay otros que esperan abundancia de alimentos para asegurar no ser tomados en  cuenta por devoradores y ser carnada fácil en medio de la escasez.

Todo esto le ocurre al ser humano, ya que el ciclo menstrual de cada mujer es la que marca los días fértiles, pero la reproducción también recae en la estabilidad emocional y económica de cada pareja para formar una futura familia.

Pero indistintamente de eso, el ser humano tiene la capacidad de procrear todo el año, ya que el ser humano a diferencia de los animales tiene deseos de estar unido y practicar sexo cualquier día, mientras tenga atracción hacia su pareja u otra persona.

Frio o caliente

Hay teorías que comparte la idea de que los seres humanos estamos diseñados biológicamente para tener mayor deseo sexual en verano, donde la sangre se calienta y hay aumento de deseo sexual, por lo que en invierno este interés se reduce considerablemente.

Por otro lado, cuando se está expuesto a bajas temperaturas hay una reducción de la hormona serotonina, la indicada para hacernos sentir bien y llenos por experimentar placer. Por el contrario hay más segregación de melatonina, hormona relacionada con el sueño y el cansancio.

Además que esta condición climática hace que tengamos más hambre, lo que hace que el cuerpo acumule un poco más de grasa para contrarrestar el frio, por lo que el cerebro se condiciona para preparar el cuerpo durante se perciba mucho frio.

Esto también da pie a pensar la coincidencia de que las personas con sobrepeso no sean muy aventureras sexualmente hablando.

¿Entonces para hacer el amor, hay que ir al sur?

Por supuesto que no, ya que las estadísticas desmientes que las personas que viven en países tropicales suelen ser más activos sexualmente, debido a las temperaturas cálidas propias de esas zonas, pero eso no es verdad, ya que existe un gran porcentaje de personas que si excitan y tienen órganos mayoritariamente cuando perciben el frio y prefieren pasar vacaciones en Canadá, Groenlandia o Siberia.

Pero según un estudio realizado en 2013, por un empresa fabricante de preservativos, demostró que las ciudades donde más se practica sexo son: San Petersburgo con el primer lugar; seguida de La Habana, Roma, Sevilla, Tánger, Estambul, París, Nueva York, Londres y Berlín.

Y su hablamos de países fríos donde las personas se sienten más calientes, por mucho tiempo nos vendieron la idea de que Suecia llevaba la delantera en este aspecto, pero muchos años después se comprobó que esto no era cierto, ya que solo eran los documentales o películas hechas por suecos que representaban este realismo mágico que habitaba en sus mentes y fue exteriorizado de este manera.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies