¿Qué no comer cuando tienes piedras en los riñones?

El cuerpo humano es una maquinaria sumamente delicada, que necesita una serie de elementos (proteínas, vitaminas, carbohidratos, minerales), para poder funcionar eficazmente. Estos elementos se obtienen a través de la alimentación, razón por la cual, ésta no debe realizarse en forma desordenada, ni excesiva. De igual manera, el organismo requiere de especial cuidado al alimentarse, cuando es aquejado por alguna enfermedad. Aquí les brindaremos algunas recomendaciones alimenticias para aquellos que sufren de piedras o cálculos en los riñones.

Importancia del buen funcionamiento de los riñones

Los riñones y las vías urinarias forman una entidad anatómica y fisiológica que llamamos aparato urinario. Su función más importante es elaborar la orina (con sus deshechos nitrogenados) y después evacuarla del organismo. Se trata pues, de un papel depurador. Pero los riñones, tienen también otras funciones, como la de mantener la composición del medio interno del organismo, es decir, en primer orden, regula el equilibrio de los lípidos, controlando la eliminación del agua y de las sales minerales (sodio y potasio, esencialmente). En segundo orden, regula el equilibrio ácido-base, eliminando los iones H+, producidos por la actividad de las células del organismo. Todas estas funciones tienen una importancia capital para la vida del individuo.

Las enfermedades del aparato urinario son muy diversas, y en ocasiones reflejan un padecimiento más complejo; pero generalmente sus manifestaciones son las mismas: repercute sobre la micción, la cantidad o la composición de la orina.

¿Qué son las piedras en los riñones?

Son cálculos (sólidos), que se forman por los efectos de los solutos y coloides contenidos en los líquidos segregados, en algunos casos acompañados por una infección de la orina. Algunos motivados por defectos metabólicos y otras causas; están compuestos por uratos, oxalatos, fosfatos, carbonatos, cistina, etc.

Los cálculos o piedras irritan los riñones en la tentativa de su expulsión, se producen estados dolorosos, algunos intensos (cólicos) y sangrado en la orina (hematuria). Según el tamaño pueden obstruir las vías urinarias o presentarse como arenilla, de fácil expulsión.

Es recomendable que, si el diagnóstico médico es de Cálculo Renal o Litiasis, asegurarse de expulsarlos, ya que habitualmente ocurre, que al calmarse el dolor (por el uso de analgésicos), el paciente se cree curado, no sigue la evaluación médica y vuelve a su vida normal; mientras que el riñón obstruido, deja de producir orina, ocasionando un alto riesgo de infección generalizada (sepsis).

¿Piedra en los riñones? Alimentación recomendada

En caso de padecer piedras en los riñones, el principal factor protector es ingerir abundante  agua. El agua asegura el buen funcionamiento de las reacciones químicas del organismo, constituye más de 70% del peso del cuerpo, y hace circular los nutrimentos disueltos y los desechos. Permite reducir la concentración de las sustancias que forman los cálculos, y por ende, su saturación. La deshidratación aumenta el riesgo de su formación. El agua debe ser baja de concentración de sales y minerales.

También es aconsejable una dieta rica en verduras y fibras, con abundantes espárragos, excelentes diuréticos renales, por su alto contenido de asparamidas; remolachas y zanahorias en zumos, patillas o sandías, pepinos, lecitina, col, uvas negras, lentejas, salvia y romero en infusiones.

De igual manera, se presentan varios alimentos que se deben suprimir (NO COMER) temporalmente o limitar, dependiendo del tipo de cálculo que se produzca (oxalato, calcio, etc.,) o la afección que lo provea y el tamaño o severidad de sus síntomas.

  • En cálculos de calcio: la sal, quesos, leche, nueces, berro
  • En cálculos de oxalato: nueces o frutos secos, maníes, espinacas, salvado de trigo, etc.
  • En cálculos de ácido úrico: proteína animal (carnes, pollo, cerdos, huevos, pescados y mariscos), productos lácteos, tomates cocidos. etc.
  • En cálculos de sodio: sal, alimentos enlatados y empaquetados, comida rápida por los aderezos y condimentos.

Especial cuidado, con todos los alimentos que contengan el término sodio.

  • Bicarbonato de sodio
  • Polvo para hornear
  • Fosfato de sodio
  • Glutamato de sodio
  • Nitrito de sodio

Si la dieta cuidadosa no evita la formación de piedras en los riñones, una terapia farmacológica podría funcionar, ya que algunos medicamentos prevén la cristalización del nivel de sustancias en la orina, evitando la formación de cálculos renales.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies